Películas de terror

por lendria

Como no podía ser de otra manera esta sección se abre con el género que más se presta a caer en tópicos una vez tras otra. Estoy convencido de que se podría hacer una película de terror sólo a base de corta-pega de otras películas. De acuerdo, no soy muy fan del género y reconozco que hay grandes películas que no caen en estas patrañas, pero en general, hay un gran menú de situaciones prefijadas donde elegir.

Gracias a las películas de terror sabemos que cuando un asesino se cuela en tu casa para matarte, la mejor opción no es subir las escaleras y encerrarse en el cuarto de baño (la única habitación sin ventanas de toda la casa) habiéndote dejado el teléfono olvidado en el sofá en el que estabas cuando el supuesto asesino te llamó para informarte de que estaba dentro de tu hogar. Vaya, gracias señores guionistas, nunca hubiese supuesto que eso podía ser una mala idea.

También sabemos que al contrario de lo que parecería lógico, cuando un psicópata te persigue correr no es una solución. Mientras tú imitas a Usain Bolt, él te perseguirá andando con tranquilidad (y nos podrán varios planos de sus pies para que eso quede claro) y siempre llegará a atraparte. Quién sabe, quizá sea mejor quedarse parado, nadie lo ha probado. A lo mejor los psicópatas son como los tiranosaurios y no te ven si no te mueves.

Hemos aprendido que usar una radio desde un coche es el equivalente a encontrarte con un camionero dispuesto no sólo a matarte, sino a torturarte psicológicamente persiguiéndote por la ruta 66. Me pregunto cómo de grande será esta ruta, parece que todos los viajes por USA, de más de tres horas, pasan por ella.

Una de las cosas más importantes que nos han enseñado es que no es recomendable pararse en un motel de carretera (caray, qué de perlas de sabiduría). En ocasiones surgen inconvenientes al respecto, ya que puede que tengas que parar en algún sitio porque se te hace de noche y dormir en el coche no mola. Aquí es donde entra el ser observador, para poder identificar en cuál hay que pararse.
Primero hay que ver que tenga una ventana trasera para poder escapar por ella. Es importante que el que dispensa las habitaciones tenga todas las extremidades y ambos ojos, porque si tiene aspecto sospechoso será el único que no sea malvado, pero a su alrededor pasarán cosas malas. Por último la pista más importante es no pararse nunca en un motel que tenga un cartel en el que la luz parpadea, aunque no debería, y hace más ruido que los coches que pasan a su lado (¿es que no hay un neón que funcione?)

Espero que hayáis disfrutado destripando un poco este tipo de películas. Habéis sobrevivido, así que podeis estar tranquilos, por fin hemos acabado, o eso parece. Quizás el monstruo o asesino que nos perseguía siga vivo, al menos esa es la “duda” que intentarán crearnos en esta última escena. Nos vemos en las múltiples secuelas  y en la obligada precuela, a la que en un alarde de originalidad llamaremos “… orígenes”.

Lendria

Anuncios

2 comentarios to “Películas de terror”

  1. jaaajaja… clavado!

  2. Es gracioso… Porque es cierto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: