La leyenda de Bagger Vance

por lendria

¿Matt Damon, Will Smith y Charlize Theron en un película sobre golf? No es que ninguno de los tres este encasillado, ni que sean típicos escogiendo papeles, pero desde luego una película que ensalce las virtudes del deporte ese de los palos y los hoyos, no es lo que más les pega a ninguno de ellos.

Entonces, ¿cuál será el motivo que ha juntado en esta película a estas tres rutilantes estrellas de Hollywood en el año 2000 en una película de golf? Pues la respuesta se encuentra en forma de nombre propio. Un actor como ha habido pocos que en este caso tomó las riendas de la dirección de la película, como ya había hecho otras veces y ha seguido haciendo a partir de entonces. El señor Robert Redford, al igual que en otras ocasiones, ha sabido rodearse de grandes actores, pero ¿acaso alguien no consideraría un honor poder trabajar con él?

El planteamiento es bastante curioso y el hecho de que una película se centre plenamente en un partido de golf y no sea cómica ya es sorprendente. Me da la impresión de que la cinta busca ser como un partido de golf, emocionante a ratos, con puntos clave, pero en general pausada y tranquila, sin nada muy reseñable, pero llevadera y agradable.

El film nos cuenta la historia de Rannulph Junuh (Matt Damon), antiguo morador de Sabana y gran promesa del golf. Tras volver de la guerra se vuelve arisco y pierde todas sus antiguas amistades e incluso pierde contacto con su novia, la señorita Adele (Charlize Theron).Nadie se acerca por su casa, hasta que para levantar la economía de la zona se organiza un torneo de golf con los considerados dos mejores golfistas del momento Walter Hegen y Bobby Jones. En ese momento deciden que ha de participar alguien de Sabana y es un niño (el narrador de la historia) el encargado de ir a convencerle. Tras aceptar sin estar muy convencido el personaje interpretado por Damon quiere dejarlo y es ahí cuando aparece el muy peculiar Bagger Vance y se le ofrece como Caddie.

Las actuaciones, como cabe esperar de tamaños talentos, son mucho más que correctas y la más sorprendente de todas ellas es la del carismático Will Smith cuyo personaje da nombre a la obra, pues interpreta a lo que parece un loco rematado sin conciencia de alguna del mundo real ni de dónde pone los pies, sin embargo desde un buen principio genera una confianza sobre si mismo que nos da a entender sabe más de lo que parece. Bagger se presenta como una de esas personas junto a las que uno siempre está tranquilo, puede ser extraño, pero desde luego transmite seguridad.

No es una película que deje a uno la sensación de haber visto algo grande, pero desde luego te deja un poso de satisfacción, tiene la seña inconfundible de Robert Reford en lo que a dirección se refiere. Desde luego consigue que uno se interese un poco más por el deporte del golf y las escenas propias del partido están realmente bien realizadas y transmiten ese toque de magia del que la película está impreganada.

Si espereáis de ella emoción o un ritmo endiablado, habéis errado en vuestra elección, pero es una buena película para ver un domingo por la tarde tirado en el sofá de casa.

Los que hayáis disfrutado con películas como “El hombre que susurraba a los caballos”(1998), “El dilema” (1994) o “Gente corriente” (1980) seguramente lo hagáis también con esta.

Nota: 70/100

Lendria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: