“Balada triste de trompeta” La belleza del feo

por Pantxo

Este año, en el que Alex de la Iglesia ha estado en la palestra por su dimisión como Presidente de la Academia del Cine, también debería haber sido suyo por la presentación de su último trabajo, distinto y transgresor como casi siempre, oscuro y tenebroso como nunca. Es una lástima que las disputas cinematográficas y políticas, empañaran en cierta manera el impacto de este estreno, que a mi entender, se encuentra ya entre lo más granado de la filmografía del director bilbaíno.

“Balada triste de trompeta” es una historia de personas rotas, de hombres y mujeres sin rumbo, de la marginación de lo feo, de lo freak, en un mundo tan visual como el circo, trasfondo de toda la acción, que nos ofrece un duelo interpretativo de altísima calidad, entre Carlos Areces (“Muchachada Nui”, “Museo Coconut”) y Antonio de la Torre (“Volver”, “Cobardes”) estando este ultimo nominado al Premio Goya al mejor actor, que, siendo merecida era a la par injusta por entenderse que su actuación era mejor que la de Areces, cosa con la que no estoy de acuerdo, ambos rallan a un grandísimo nivel. Destacar de entre el resto del plantel, a Carolina Bang, Santiago Segura o Terele Pavez.

Se trata de una película oscura, que si bien se desarrolla en la actualidad, cumple con un “dogma” del cine español que se precie, y es repasar, aunque sea por encima y con una visión muy particular, acontecimientos de la guerra civil española, aunque esta vez, Alex de la Iglesia lo utiliza como recurso o fragmento de fantasía, nunca con una intención documental en absoluto. Desde esos tiempos hasta los 70, en los ultimos del franquismo, seremos testigos de la vida de Javier (Carlos Areces) un hombre fuertemente traumatizado que terminara trabajando como payaso triste en un maltrecho circo que vive subyugado ante la tiranía de otro de los empleados, Sergio (Antonio de la Torre), el payaso tonto, un hombre machista y maltratador. El drama surgirá cuando Natalia (Carolina Bang), la trapecista del circo, se interpone en el medio de los dos hombres.

Tristeza, violencia, sangre y mucho humor negro (con momentos memorables) se encuentran en esta “Balada triste de trompeta” consiguiendo un resultado que lleva claramente el sello de De La Iglesia, con todo lo positivo que ello conlleva en nuestro cine. Esta es una muestra más de que, gracias a Dios, el cine español no está muerto, solo en coma, y en manos de directores como este, atrevidos y con talento, esta la misión de reanimarlo.

Nota: 70/100

Pantxo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: